Comunidades de apoyo

Establecer relaciones de confianza y honestidad permite reparar historias vinculares dañadas. Nuestros pacientes han significado al Centro de Salud Comunitaria como un espacio protector y contenedor, que les permite interactuar en total libertad y construir relaciones profundas. Así han nacido las comunidades de apoyo "Rompiendo Barreras", "Que empiece por mí" y la comunidad adolescente (aún sin nombre), fundadas por beneficiarios empoderados en sus procesos personales que buscan instalar espacios para compartir experiencias con otros y enriquecerse mutuamente.


Comunidad "Que empiece por mí"

"Que empiece por mí" nace en abril del 2016 como un grupo de autoayuda basado en el programa de los 12 pasos de Al Anón, que se enfoca en el trabajo con co-dependientes. Actualmente es una comunidad que trabaja las enseñanzas espirituales de Krishnamurti y utiliza la metodología de trabajo con el niño interno para brindar apoyo y contención a sus integrantes. Es fundada por pacientes egresados de atención en el Centro de Salud Comunitaria y ha ido integrando pacientes en proceso que se interesan en la propuesta terapéutica que ofrece.

Comunidad Adolescente

La Comunidad Adolescente surge a partir de la asociación espontánea entre jóvenes atendidos en el Centro de Salud Comunitaria y monitores de la Escuela Libre. Al observar la profunda vinculación que va surgiendo entre los adolescentes, se les plantea generar una comunidad y combinar el juego con la conversación, dando paso a un proceso de conformación comunitaria con una dinámica propia. Esto finalmente conduce a que la atención de adolescentes en el Centro se canalice a través de la comunidad y desde ella surjan espontáneamente las solicitudes de atención individual.

Comunidad "Rompiendo Barreras"

Rompiendo Barreras nace en noviembre del 2015, como una comunidad LGTBI que se crea por iniciativa de una mujer transgénero que realiza el acompañamiento a su transición al interior del Centro de Salud Comunitaria. Ella plantea que la inexistencia en los barrios de redes suficientes para las personas que sufren discriminación por su orientación sexual o su identidad de género los impulsa a abandonar sus barrios de origen y a emprender una romería de reinvención de sí mismos en el exilio barrial.

Nuestros Valores

Confianza Lúcida

Las comunidades de apoyo son una fiel expresión de la construcción de una confianza lúcida. Como espacios de reflexión y construcción entre pares, sus integrantes comparten experiencias, dolores, inquietudes que les permiten elaborar explicaciones y sentidos sin abandonar la lucidez de la opinión personal.



Derechos Humanos

Las comunidades constituyen la realización del derecho a la asociación. En la medida que se construyen sentidos para las experiencias compartidas, sus integrantes van realizando un proceso que permite empoderarlos en sus experiencias y en la realización de su condición de sujetos de derecho.


Capital Social

La experiencia de las comunidades de apoyo es un incremento del capital social per se. Sus integrantes se vinculan profundamente y recobran un sentido de justicia social que muchas veces han perdido en la alienación del individualismo y los prejuicios barriales. Las comunidades son un grano de arena en la construcción de un barrio más solidario y comunitario.


1.212

Beneficiarios atendidos.

381

Beneficiarios en el 2017.

3

Establecimientos educacionales con convenio.